FAQs de nogal genéricas

Los criterios para decidir el tipo de explotación a desarrollar son meramente económicos.

Producir nuez supone invertir en un cultivo muy rentable, con retorno a corto-medio plazo (comienzo de entrada en producción en 4º o 5º año), que requiere de una inversión en activos fijos (maquinaria de recolección, instalación de procesado) que, al mismo tiempo que incrementan la rentabilidad del proyecto, determinan la existencia de una relación entre superficie y rentabilidad (a mayor superficie, más sencillo resulta amortizar los activos que se adquieren).

Producir madera implica una rentabilidad extraordinaria (mucho más elevada que la de la nuez) con un plazo de retorno largo (entre 22 y 25 años). No es necesaria la adquisición de equipamientos, más allá de la instalación de riego y maquinaria de labores (ésta última se podría arrendar, para el caso de pequeñas explotaciones), lo que hace que la rentabilidad no tenga una relación tan dependiente de la superficie. La dedicación necesaria es mucho menor en tiempo y recursos, por lo que profesionales de otros sectores suelen tener más facilidad para producir madera que nuez, en terrenos que no piensan utilizar para otra actividad, y que se están revalorizando cada año por el sólo hecho de haber plantado nogales (cuyo valor se incrementa mientras crecen).

En definitiva, si se precisa disponer de liquidez a medio plazo obtenida de nuestro proyecto con nogales, es mejor idea emprender una plantación para nuez. Si lo que se pretende es desarrollar un “plan de jubilación o de inversión” de muy elevada rentabilidad, con riesgo casi nulo y dedicación muy reducida, la producción de madera se convierte en una alternativa muy interesante.

Cada tipo de producción tiene sus propias exigencias, que son muy diferentes entre sí. Por ejemplo, para producir madera es necesario formar árboles con fustes de altura elevada (más de 5 m) y gran diámetro, que estén libres de heridas de ramas gruesas. Sin embargo, un estudio francés indica que en una plantación de nogal de nuez cada 20 cm que levantamos del suelo la rama productiva más baja, incrementamos en un año la entrada en producción crucero de la plantación; en términos gráficos para conseguir un fuste limpio de ramas de 5 m de altura tendríamos que aplazar la entrada en producción crucero de la explotación en ¡25 años! Está claro que ambos sistemas son poco compatibles. Puestos a optimizar rendimientos, las variedades utilizadas para producir nuez tienen características completamente diferentes que las que se usan para producir madera (en algunos casos, híbridos con elevado grado de esterilidad, que prácticamente no producirán nueces para dedicar casi toda su energía a producir madera).

Aunque vender un árbol cuya madera, después de estar 25 años produciendo nueces, tenga un gran valor de mercado, sería un argumento comercial interesante hemos de desechar la posibilidad de usar el mismo árbol para producir nuez y madera al mismo tiempo.

Producir nuez y madera (en árboles diferentes) en la misma plantación puede ser una situación diferente. Incrementar inicialmente el marco de plantación de una explotación con el objetivo final de producir madera con nogales para producir nuez (por ejemplo, en una plantación a 8x8 m intercalar a 4 m nogales de nuez) podría tener un efecto beneficioso los primeros años (incremento de la competencia, mejora de la dominancia apical y rectitud de los árboles maderables, reducción de las necesidades de poda de formación) y nos permitiría producir nuez hasta que la competencia obligue a clarear (cortar) los nogales de fruto para maximizar el desarrollo de los de madera.

En cualquier caso, este tipo de explotaciones están en estudio. Hay que valorar aspectos como la influencia del mayor crecimiento en altura de los nogales maderables en la disponibilidad de luz para los nogales de fruto, el incremento de coste que supone la utilización de insecticidas en una plantación de madera que, en otras condiciones, no los necesitaría y, en definitiva, si el incremento de la inversión es verdaderamente rentable.

En estos momentos, la mayor parte de las explotaciones de nogal que se están desarrollando tienen un objetivo único claro: bien sea producción de nuez o de madera.

La respuesta es muy sencilla: la que mejor se adapte a nuestras condiciones edafoclimáticas. Dependerá de si nuestro clima es muy frío, cálido, si tenemos heladas tardías de primavera, suficientes horas frío o no, si nuestro suelo es calizo, profundo, arcilloso…

Consideramos de suma importancia utilizar el material que mejor funcione en las fincas de nuestros clientes. Es mucho más fácil conseguir el material vegetal adecuado para nuestras condiciones que tratar de adaptar las condiciones de nuestra finca (lo que en muchos casos puede resultar imposible) al material que se nos ofrezca.

Meristec dispone de una amplia diversidad de variedades y clones, tanto para producir nuez como para producción de madera. Si desea conocer cuál es el material que más rendimiento le va a proporcionar en su explotación solicítenos información personalizada de forma gratuíta a través de nuestro departamento técnico-comercial.

Dependerá de varios factores:

  1. si se va a producir nuez o madera
  2. la variedad o clon a utilizar (por su vigor)
  3. las condiciones edafoclimáticas de su finca, que condicionarán la duración y calidad del período vegetativo, y por tanto, la potencialidad de crecimiento de nuestras condiciones
  4. aspectos relacionados con el manejo: disponibilidad de riego, sistema de fertirrigación…

Si desea consultar cuál sería el marco de plantación óptimo de su plantación, le sugerimos nos solicite información personalizada de forma gratuíta a través de nuestro departamento tenico-comercial.

Muy reducidas. Una de las grandes ventajas del cultivo del nogal es precisamente su baja dependencia de la mano de obra externa.

El nogal para nuez es altamente mecanizable, desde la poda (con velocidades de poda que pueden alcanzar las 14 Has/hora) hasta la recolección. El nogal para madera evidentemente no se cosecha y sólo requiere poda de formación (durante los 6-7 primeros años), por lo que sus necesidades de mano de obra son muy inferiores aún a los del nogal para nuez.

El nogal es una frondosa noble de elevadas necesidades hídricas. Su superficie foliar es elevada y tiene menor regulación estomática de la deshidratación en situaciones de estrés que otros árboles similares.

Las necesidades hídricas máximas de una plantación de nogal pueden variar, dependiendo de la evapotranspiración del cultivo de referencia de la zona, entre 6.500 y 8.500 m3/Ha anuales (plantaciones en su mayor estado de desarrollo).

El comportamiento de una plantación de nogal en condiciones de riego deficitario tiene consecuencias diferentes, en función de que estemos cultivando nogal para nuez o para madera.

En el caso de la nuez, la disponibilidad de agua, especialmente en verano (momento de engorde del fruto), se hace indispensable para conseguir un tamaño óptimo y calidad comercial de la nuez. En síntesis, si no disponemos de agua suficiente en verano (a tener muy en cuenta, porque en determinadas regiones con pluviometría total suficiente puede ser que no llueva cuando se necesita) la viabilidad del cultivo está muy comprometida, porque la nuez obtenida puede no llegar a ser comercial.

Si queremos producir madera, una situación deficitaria en riego puede provocar una reducción del crecimiento anual, que, si bien no compromete la viabilidad del proyecto tanto como en el caso de la producción de nuez, sí que puede reducir el valor de nuestra madera al provocar una desigualdad en el diámetro de los anillos de la misma.

En la mayor parte de las explotaciones a desarrollar, nuestra recomendación es la realización de una instalación de fertirrigación que nos asegure el desarrollo del máximo potencial de nuestra plantación con la menor dependencia posible de la climatología. Consideramos que, por una parte, dada la elevada rentabilidad de este tipo de proyectos, no es en absoluto interesante comprometerla en parte o en su totalidad por la realización de una inversión que supone una mínima parte de las expectativas de ingresos, y por otra cuantos más elementos pongamos a favor de maximizar el desarrollo de los árboles, mayor será dicha rentabilidad. En otras palabras, dada la elevada rentabilidad que se persigue, es preferible no depender de factores como el clima para conseguirla.

La mejor estrategia de riego pasa por mojar el 60% de la proyección de la copa y cubrir todas las necesidades del árbol. Las estrategias de riego deficitario controlado no funcionan en esta especie.

Para recibir información personalizada de forma gratuíta y resolver sus dudas actuales, no dude en consultar a nuestros departamento técnico-comercial.

El nogal necesita un suelo profundo (más de 1,5 m en plantas con raíz pivotante, más de 80-90 cm en plantas autoenraizadas, ver diferencias en el sistema radicular de ambos tipos de planta), lo más fértil posible, con pH entre 6.5 y 8.0 (aunque hay nogales autoenraizados creciendo bien en suelos con pH>8.5), con bajos niveles de caliza activa, con una estructura que permita un drenaje adecuado (el encharcamiento provoca asfixia radicular y aparición de enfermedades de raíz, por lo que es prácticamente incompatible con el cultivo del nogal), un nivel freático no superior a 1,5 m (en verano). La especie no tolera la salinidad, ni el exceso en determinados micronutrientes, como el boro.

En la práctica existen una gran cantidad de factores relacionados con el suelo que interaccionan entre sí, por lo que cada suelo es diferente de los demás. En consecuencia intentar una generalización acerca de las características de suelo dónde puede o no puede ir bien el nogal resulta complicado.

En virtud de lo comentado, Meristec siempre sugiere la realización de un análisis de suelo, tomando muestras a unos 50 cm de profundidad, de las que hemos de solicitar un análisis completo (macro y micronutrientes) en extracto saturado, en el que nos han de determinar tanto la composición química como la estructura física. Las muestras han de tomarse en todas aquellas parcelas de nuestra finca que muestren, a simple vista, diferencias más o menos claras (color, estructura…). Lo ideal es complementar el análisis con la realización de unas calicatas de suelo (perforaciones con una retroexcavadora) que nos den una idea de cómo se estructuran los perfiles de nuestro suelo; aunque esta tarea ha de ser llevada a cabo por un técnico competente.

Con los resultados obtenidos en las pruebas realizadas a su suelo, puede solicitarnos información personalizada de forma gratuíta acerca de la viabilidad de una explotación de nogal en su finca.

 

Evidentemente, puede resultar difícil pronosticar los efectos que una variación importante del comportamiento de la climatología (especialmente con lo cambiante que está en los últimos años) puede tener sobre nuestra plantación, pero sí que nos podemos remitir a los casos más habituales para cada situación.

Las heladas tardías de primavera pueden afectar seriamente el crecimiento anual, e incluso dañar de forma irreversible plantas jóvenes. Como consecuencia, se puede comprometer tanto la producción de nuez del año como el crecimiento vegetativo.

Evitar esta situación es relativamente sencillo: todo dependerá de haber realizado una adecuada elección de la variedad o clon a utilizar. Meristec dispone de una amplia selección de materiales vegetales, donde resulta sencillo encontrar aquel clon o variedad que no tendrá problemas en su explotación.

En cuanto a las heladas tempranas de otoño, aunque pueden ser incluso más dañinas que las tardías de primavera, es mucho más fácil aún evitarlas, ya que se trata esencialmente de un tema de manejo: es necesario parar el crecimiento de la plantación en el momento adecuado como para permitir una adecuada lignificación del crecimiento del año, consiguiendo que la planta llegue suficientemente endurecida al período de riesgo de heladas. Una elección varietal adecuada también puede evitarnos daños por este tipo de circunstancias, ya que algunos materiales vegetales crecen hasta bien entrado el otoño, incrementando este riesgo.

Tres productos para mejorar su explotación agrícola.

Si tiene una finca agrícola y desea rentabilizarla con un cultivo productivo, póngase en contacto con nosotros. Le asesoraremos que tipo de planta se adecua mejor a su terreno.