FAQs de nogal madera

Cada tipo de cultivo tiene sus propias exigencias, que son muy diferentes entre sí. Por ejemplo, para producir madera es necesario formar árboles con fustes de altura elevada (más de 5 m) y gran diámetro, que estén libres de heridas de ramas gruesas. Sin embargo, un estudio francés indica que en una plantación de nogal de nuez cada 20 cm que levantamos del suelo la rama productiva más baja, incrementamos en un año la entrada en producción crucero de la plantación. Está claro que ambos sistemas son incompatibles. Puestos a optimizar rendimientos, las variedades utilizadas para producir nuez tienen características completamente diferentes que las que se usan para producir madera (en muchos casos, híbridos con elevado grado de esterilidad, que prácticamente no producirán nueces para dedicar casi toda su energía a producir madera).

Aunque vender un árbol cuya madera, después de estar 25 años produciendo nueces, tenga un gran valor de mercado, sería un argumento comercial interesante hemos de desechar la posibilidad de usar el mismo árbol para producir nuez y madera al mismo tiempo.

Producir nuez y madera (en árboles diferentes) en la misma plantación puede ser una situación diferente. Incrementar inicialmente el marco de plantación de una explotación con el objetivo final de producir madera con nogales para producir nuez (por ejemplo, en una plantación a 8x8 m intercalar a 4 m nogales de nuez) podría tener un efecto beneficioso los primeros años (incremento de la competencia, mejora de la dominancia apical y rectitud de los árboles maderables, reducción de las necesidades de poda de formación) y nos permitiría producir nuez hasta que la competencia obligue a clarear (cortar) los nogales de fruto para maximizar el desarrollo de los de madera.

En cualquier caso, este tipo de explotaciones están en estudio. Hay que valorar aspectos como la influencia del mayor crecimiento en altura de los nogales maderables en la disponibilidad de luz para los nogales de fruto, el incremento de coste que supone la utilización de insecticidas en una plantación de madera que, en otras condiciones, no los necesitaría y, en definitiva, si el incremento de la inversión es verdaderamente rentable.

En estos momentos, la mayor parte de las explotaciones de nogal que se están desarrollando tienen un objetivo único claro: bien sea producción de nuez o de madera.

Dependerá de las condiciones edafoclimáticas, el manejo de la plantación y el material vegetal a utilizar.

Meristec está comercializando materiales clónales cuyos árboles madre han producido en 25 años más de 1,3 m3 de madera. En las condiciones edafoclimáticas adecuadas y con un manejo optimizado (poniendo todas las condiciones que estén en nuestra mano a favor del desarrollo de la plantación) es factible pensar en una productividad media por pie de entre 1 y 1,3 m3 en un período de 22 a 25 años.

Afortunadamente, una de las características de este producto estriba en que, lejos de ser perecedero, su valor crece con el crecimiento del árbol. Por ello, si nos podemos permitir esperar más para cortar (al menos, una parte de la plantación), la rentabilidad del proyecto no se incrementa de forma lineal.

 

Nuestra opinión es que no. Con el objeto de facilitar a nuestros clientes el máximo de información sobre el producto que van a obtener con los nogales que producimos, diremos que se ha realizado una encuesta entre los productores españoles de chapa de nogal. A este respecto, los madereros han expresado con total rotundidad que el diámetro de cada pie es un factor crítico para cotizar el precio de la madera del mismo, dado que su sistema de producción incrementa notablemente su rendimiento con trozas de mayor diámetro. A modo de ejemplo, las diferencias de precio entre un árbol de 40 a 45 cm de diámetro y otro de más de 50 pueden llegar a superar el 25%.

Por ello, lo más conveniente es plantar a una densidad que, aprovechando al máximo la superficie de nuestra explotación, se evite la competencia entre árboles.

Diversos estudios llevados a cabo tanto en Francia como en España, así como la experiencia de los investigadores y expertos que trabajan con esta especie estiman que, como media, por Ha se podrán llevar a período de corta unos 160-170 árboles, evitando que lleguen a entrar competencia entre sí. En consecuencia, se recomienda plantar a 7x7 m (204 árboles por Ha), para, en función de nuestras condiciones, ir clareando de entre aquellos que puedan entrar en competencia entre sí, los que menos se hayan desarrollado hasta quedarnos con el número de pies mencionado.

Si se intensifica el marco de plantación, la cantidad de madera se mantendrá (hasta una determinada densidad, en la que comenzará a disminuir), pero a costa de producir menos madera por pie, ya que estos serán de menor diámetro. La consecuencia será una producción de madera similar pero con un valor de mercado netamente inferior.

 

La poda de formación en una plantación de nogal de madera es un factor absolutamente crítico para obtener de nuestra explotación la máxima rentabilidad.

La encuesta realizada entre las empresas madereras españolas que utiliza madera de nogal con el objeto de facilitar a nuestros clientes el máximo de información sobre el producto que van a obtener con los nogales que producimos y su mercado ha mostrado que la rectitud de los fustes y la ausencia de defectos (como las heridas que dejan ramas de un grosor superior a los 3 cm de diámetro) son las características que más van a influir en la cotización de la madera de nuestros nogales.

Dicho de otra forma: un árbol mal formado y con defectos va a tener un valor de mercado muy reducido. Las diferencias pueden ser aplastantes: de 300 (malos árboles) a 2.500 Euros (árboles correctamente formados), con el mismo volumen.

La poda de formación no es compleja ni requiere de gran dedicación, pero por su importancia, es necesario prestarle la atención adecuada si queremos obtener la máxima rentabilidad de nuestra plantación.

Todas las plantas caducifolias precisan de una determinada cantidad de horas frío (existen muchas definiciones de este término, aquí emplearemos: “nº de horas anuales con temperatura inferior a 7,2ºC) para cubrir lo que se llaman sus necesidades de vernalización y tener una brotación normal a la primavera siguiente. Los requerimientos de frío dependen tanto del clon como de la especie, por lo que existen nogales tanto con grandes como con pequeñas necesidades de frío.

Si no se cubren esas necesidades de frío se corre el riesgo de que el árbol no brote en su fecha adecuada o lo haga de forma poco vigorosa, perjudicando el desarrollo vegetativo. Por lo tanto, no es recomendable utilizar nogales que requieran mucho frío en zonas templadas: simplemente no crecerían bien.

La necesidad en horas frío de los diferentes clones y variedades de nogal es una característica genética, por lo que depende del material vegetal en concreto. Es decir, cada clon o variedad tiene unas necesidades específicas. Eso significa, como en otras circunstancias, que las condiciones climáticas concretas de nuestra finca determinarán qué material debemos de utilizar.

Meristec dispone tanto de clones con diferentes grados de requerimiento de frío; incluso algunos que se pueden utilizar perfectamente en condiciones de muy pocas horas frío (creciendo perfectamente en zonas donde conviven con cítricos, por ejemplo). Para recibir información personalizada de forma gratuita acerca del material vegetal más apropiado para sus condiciones, no dude en contactar con nuestro departamento técnico/comercial.

 

En este aspecto somos taxativos: el que mejor se adapte a las condiciones edafoclimáticas de nuestra finca. Es la forma más lógica de obtener el máximo rendimiento de nuestra plantación.

Como ejemplos: los nogales negros (nigra) son los más exigentes en condiciones de suelo y clima, buscando pHs neutros y nada de caliza; el nogal común (regia) es más rústico y funciona mejor con pHs más altos, soportando mejor la caliza; los híbridos se encuentran en posiciones intermedias. Hay otros muchos factores (horas frío, máximas de verano, mínimas invernales, otras características edafológicas…). La multiplicidad de posibles variables hace prácticamente imposible resumir de forma escueta la gran cantidad de posibles condiciones particulares. En Meristec les proporcionaremos información personalizada de forma gratuita para sus condiciones a través de nuestro departamento técnico/comercial. No duden en ponerse en contacto con nosotros para conocer el material más apropiado para su plantación.

De nuevo, cada una tiene sus peculiaridades. El nogal común es muy apreciado por los madereros europeos, pero su escasez (uno de los factores que inciden en esta consideración) hace imposible que exista una cotización estable de su valor de mercado, como sí que sucede con el nogal negro americano. Esta especie, es producida en el medio oeste americano en cantidad suficiente como para que su industria haya estandarizado perfectamente sus productos y conseguido establecer cotizaciones con cierta estabilidad. Los nogales híbridos son de reciente introducción en el mercado, pero dada la escasez de madera de nogal, están teniendo una excelente acogida, habiendo conseguido buenos precios de mercado.

En definitiva, con cualquiera de las especies de nogal que se están utilizando se puede conseguir una excelente rentabilidad de nuestro proyecto. De nuevo, consideramos que lo más importante es estar seguros de que el material vegetal se adecúa sin problemas a nuestra finca. Si la elección del material vegetal no es la adecuada, su crecimiento no será bueno, costará mucho más trabajo formar el árbol, y la rentabilidad del proyecto se puede ver comprometida.

Aunque las predicciones económicas son siempre muy difíciles de realizar (alguien dijo que “un economista es un experto que sabrá mañana porque las cosas que él predijo ayer no sucedieron hoy”, con todo nuestro respeto para el gremio de los economistas), en este caso se puede establecer una simplificación que lo facilita bastante: dentro de 25 años la madera de nogal que habrá en el mercado será la que se esté plantando ahora. Y ahora no se planta suficiente madera ni para suplir el gran número de hectáreas de frondosas tropicales que se están perdiendo (por tala o reconversión de los terrenos a otras actividades); la demanda actual está desabastecida y todo indica que la demanda futura lo va a estar más todavía.

La inexistencia de materiales sustitutivos, junto con el crecimiento de la población, así como el de su poder adquisitivo llevó al Banco Mundial a estimar en un 25% el incremento del consumo de madera entre 1.995 y 2.010. Dado que esos factores van a permanecer, e incluso incrementarse con posterioridad a estas fechas, es fácil deducir que la producción de madera noble va a seguir siendo un proyecto de elevada rentabilidad en los años venideros.

Tres productos para mejorar su explotación agrícola.

Si tiene una finca agrícola y desea rentabilizarla con un cultivo productivo, póngase en contacto con nosotros. Le asesoraremos que tipo de planta se adecua mejor a su terreno.