Preservar el medioambiente y obtener rentabilidad al mismo tiempo

No es fácil encontrar proyectos económicos de alta rentabilidad que al mismo tiempo sean beneficiosos para nuestro medio natural. Afortunadamente, la plantación de nogales para obtención de madera de alto valor económico es capaz de reunir ambas cualidades en un mismo propósito. Y hay que tener por seguro que necesitamos trabajar en la conservación del medio en que vivimos.

Cada año se pierden alrededor de 10 millones de hectáreas de bosque netas (pérdidas-ganancias), en concreto una media de 11,4 entre 1990 y 1995 mientras que en el período 1999-2000 fueron 9,4. La deforestación supone entre el 20 y el 25% de la producción de CO2, a la atmósfera (fuente: FAO). La pérdida de bosque es una de las razones del cambio climático que está sufriendo nuestro planeta (a finales de 2006 la Tierra alcanzó su temperatura media anual más alta en los últimos 12.000 años, según la National Academy of Science), provocando además otros problemas colaterales como desertificación y deterioro y pérdida de suelo fértil.

Según aparece en Unasylva, la publicación trimestral sobre el mundo forestal de la FAO, “los casi 2 millones de hectáreas de bosques desmontados anualmente sólo en la región de la Amazonia se tradujeron en emisiones netas de unos 200 millones de toneladas de carbono. Esta cifra no incluye las emisiones resultantes de los incendios en los bosques amazónicos, que son frecuentes en los años de «El Niño», cuando la región suele padecer una fuerte sequía. Por ejemplo, en 1998, cuando con más intensidad se dio el fenómeno de El Niño en el siglo XX, 3,8 millones de hectáreas de bosque ardieron en la Amazonia brasileña.”

Más datos de la misma publicación: “Durante el siglo XX, la cubierta forestal del país (EE.UU.) aumentó, al extenderse de nuevo los bosques por cultivos y pastizales abandonados. Hoy día, la utilización de tierras forestales privadas para el desarrollo suburbano está contribuyendo cada vez más al cambio del paisaje. Se predice que unos 44,2 millones de acres (17,9 millones de hectáreas) de bosques privados experimentarán considerables aumentos en el desarrollo de viviendas en los próximos treinta años.”

Ventajas medioambientales aportadas por las plantaciones de nogal

La cantidad de bosque perdido y sus efectos sobre el medio ambiente son datos objetivos y comprobados. ¿Qué se puede hacer al respecto? La plantación de árboles es, obviamente, la primera y mejor opción de lucha contra estos problemas. El sector forestal se encuentra entre las pocas industrias cuyo balance con el medio ambiental es muy positivo, y a su vez puede desempeñar un importante papel en el desarrollo sostenido e incluso en la restauración de los bosques tropicales: si se realizan más plantaciones de frondosas templadas, reduciremos la presión de demanda sobre las frondosas tropicales.

Los bosques, sus árboles y los productos de la madera son sumideros de CO2. Del 45 al 60% de todo el carbono terrestre del mundo está almacenado en los bosques, que acumulan carbono y energía de la atmósfera a través de la fotosíntesis. La biomasa contiene un 50% de carbono y los productos de madera, por lo tanto, también contienen carbono (por ejemplo: en una ventana de madera se almacenan 25 Kg de C, en un suelo 5 Kg/m2 y en una casa de madera de 10 a 25.000 Kg) (fuente: AITIM).

Los siguientes datos muestran la trascendencia de los bosques, las plantaciones forestales y la utilización de la madera como materia prima para el medio ambiente (fuentes: AITIM y CONFEMADERA):

  • Los bosques son importantes fuentes de biodiversidad
  • Cada vez más bosques y plantaciones forestales están gestionados con criterios respetuosos con el medio ambiente
  • Los bosques y los productos de la madera son importantes fijadores del carbono, favoreciendo la reducción del calentamiento global del planeta.
  • Más del 75% de la energía necesaria para el procesamiento de los productos de la madera se obtiene de residuos de la propia madera y de madera recuperada, lo que incide en la reducción del consumo de combustibles fósiles.
  • La madera y los productos derivados se convierten en importantes fuentes de energía después de haber cumplido las funciones para las que fueron fabricados.
  • La producción de madera apenas genera emisiones de gases contaminantes a la atmósfera (un tercio que la del acero), requiere de una cantidad de agua mucho menor y tiene, además, un menor impacto en la calidad de agua residual.
  • Un metro cúbico de madera en rollo utilizado en el sector de la construcción reduce en 1,1 toneladas la emisión de CO2 procedente de energías fósiles.
  • La madera contribuye al “ciclo de la vida”, al ser un material renovable, reciclable (cuando ha acabado su vida útil puede ser usado como combustible), y biodegradable, puesto que las cenizas producidas por la quema de esta madera, sirven de fertilizantes. Es decir, su utilización evita uno de los más importantes problemas medioambientales de la actualidad: la generación de residuos y su posterior eliminación.
  • La industria de la madera es la más limpia. Es la que necesita menos energía para su transformación, y la que menos residuos tóxicos produce durante su proceso.
  • Cada elemento de madera es una pieza única. La edad de cada árbol, su especie, clima en el que se ha desarrollado, tipo de terreno en el que está plantado, confieren a cada tronco, un veteado, color y textura propios, convirtiendo cada puerta, ventana, mueble o pavimento de madera, en una obra de arte.

Está claro que cualquier actividad empresarial persigue rentabilizar las inversiones realizadas; es hora de que desarrollemos proyectos que consigan esa rentabilidad, no sólo sin perjudicar al medio en que vivimos, sino ayudando a preservarlo y mejorarlo.

Más información en:

  • www.infomadera.net (AITIM) y
  • www.confemadera.es (CONFEMADERA).

Realizando plantaciones de nogal de forma sostenible: certificación FSC

El Forest Stewardship Council (FSC, Consejo de Gestión Forestal) es un organismo internacional implicado en la gestión responsable y sostenible de los bosques (www.fsc.org/esp).

FSC es una etiqueta de producto que permite a los consumidores reconocer productos que apoyan el crecimiento de manejo forestal responsable en todo el mundo. Su marca registrada provee reconocimiento internacional a las organizaciones que apoyan el crecimiento del manejo forestal responsable.

No es ilógico pensar que en los países industrializados, especialmente dentro de la UE, en un plazo de tiempo razonable se exija a los compradores de madera que adquieran solamente madera certificada por el FSC.

Si queremos realizar plantaciones de nogal de forma responsable y respetuosa con el medio ambiente, y, además, no tener problemas en un futuro para comercializar nuestra madera, recomendamos acogerse a la certificación FSC.

Más información en: http://www.fsc-spain.org/proceso_certificacion.html

Tres productos para mejorar su explotación agrícola.

Si tiene una finca agrícola y desea rentabilizarla con un cultivo productivo, póngase en contacto con nosotros. Le asesoraremos que tipo de planta se adecua mejor a su terreno.